Enfermedades malignas y TAVI | Grupo i2

Según un meta-análisis los pacientes con enfermedades malignas activas y estenosis aórtica severa evolucionan bien luego del TAVI.

Estos pacientes no deben ser abandonados a tratamientos solo paliativos, al menos en lo que respecta a la estenosis aórtica.

Los resultados a corto plazo luego del reemplazo valvular aórtico por catéter (TAVI) tienen la misma eficacia y seguridad que en los pacientes sin cáncer. A largo plazo el estadio de la enfermedad maligna sí marca la diferencia.

Todos los estudios iniciales y paradigmáticos del TAVI excluyeron sistemáticamente a pacientes con cualquier tipo de enfermedad maligna.

Se definió cáncer avanzado a los estadios mayores a T2 para el tumor primario, N1 para los ganglios o M1 para las metástasis. También se consideró si la enfermedad era refractaria, en receso o recurrente. La mortalidad a 1 año luego del TAVI resultó más del doble en aquellos con estadios avanzados comparado con los pacientes en estadios limitados de la enfermedad.

Estas diferencias gigantes en sobrevida al año deben ser tenidas en cuenta para tomar la decisión sobre avanzar con el TAVI, pero de ninguna manera excluir del procedimiento rutinariamente a todos los pacientes con diagnóstico de cáncer.

Recientemente publicado en Open Heart, este meta-análisis juntó 3 estudios con un total de 5162 pacientes que recibieron TAVI. De estos, un 7.1% tenían un cáncer activo. Los tipos más comunes fueron gastrointestinal (22.6%), prostático (18.4%), hematológico (17.1%) y mama (14.4%).

A 30 días de seguimiento la mortalidad por cualquier causa resultó similar entre los pacientes con cáncer activo y los que no (RR 0.92; IC 95% 0.53-1.59). Las diferencias recién se marcan al año conducidas por los pacientes con estadios avanzados de la enfermedad.

El único end point de seguridad que resultó mayor en los pacientes con cáncer fue la tasa de marcapasos definitivo (RR 1.29; 95% CI 1.06-1.58). Drogas frecuentemente utilizadas como el metotrexate, el 5 fluorouracilo y el cisplatino se asocian a trastornos de conducción y podrían explicar la mayor tasa de marcapasos.


Fuente: SOLACI