Técnica de Optimización Proximal y deformación longitudinal de un stent | Grupo i2

01 de agosto de 2022. La geometría fractal de las bifurcaciones coronarias presenta una discordancia entre el diámetro proximal de la rama principal y las ramas distales que componen la bifurcación. La angioplastia en este sector puede realizarse a través de distintas técnicas que van a depender de la distribución de la placa y la geometría particular de cada bifurcación.

Por lo general, se puede observar un paso en común, independientemente de la estrategia utilizada, que es la Técnica de Optimización Proximal (POT). Debido a que el diámetro del stent elegido debe ser de acuerdo con el calibre del vaso distal (para evitar el trauma vascular), muchas veces el segmento proximal puede quedar infra expandido. Si la discordancia es considerable, al realizar el POT de manera sucesiva puede observarse una sobreexpansión del stent, que genera una deformación estructural. Este “comportamiento longitudinal” ha sido poco estudiado.

Por esta razón se realizó un trabajo con el fin de analizar y describir los patrones de deformación longitudinal de los stents durante la sobreexpansión del POT, tanto en un banco de pruebas como en un análisis clínico de un registro retrospectivo.

Al evaluar el comportamiento en el banco de pruebas (tubo siliconado), se simuló el POT en dos modelos diferentes con un segmento principal proximal común (diámetro interno >6.0mm), una transición de 1mm de longitud que conectaba con el segmento distal (plataformas 3.0 o 3.5mm).

Se realizó la prueba con 5 tipos diferentes de stents: Orsiro, Resolute Onyx, Sinergy, Sinergy Megatron, Ultimaster y Xience (todos ellos con una longitud de 28mm), con una evaluación de distintas longitudes sobre la zona proximal. Se realizó Tomografía de Coherencia Óptica (OCT) de manera sistemática dos veces después del implante del stent y cada vez que se realizó un nuevo POT.

Para el control clínico se analizó la base de datos de OCT sobre angioplastias de bifurcación de cuatro centros participantes durante dos años.

En la prueba de banco, se realizaron 15 pruebas con la plataforma 3.0mm y 14 pruebas con la plataforma 3.5mm. Al analizar 3.0 se observó una elongación significativa con cada incremento 0.5mm en el POT, con una elongación máxima de 4.31±1.47mm al alcanzar una sobreexpansión de 5.5mm.

Se evidenció el mismo efecto en la plataforma 3.5 con un alargamiento significativo cada 0.5mm, con una elongación máxima de 2.87±0.94mm a nivel proximal (significa una elongación relativa del 19.45%).

Se observó una diferencia significativa al comparar la elongación promedio en distintas longitudes proximales (10mm: 1.34±1.36mm; 15mm: 1.64±1.30mm; 20mm: 2.12±1.89mm; p=0.05). Al analizar los distintos tipos de stents no se evidenciaron diferencias significativas, no se presentando fracturas del stent en el análisis de OCT.

En el análisis clínico se analizaron 36 casos (mayoría en tronco distal). En este sentido, las imágenes de OCT demostraron una elongación promedio de 2.22±1.35mm (p<0.01).

En conclusión al analizar un banco de pruebas y casos de bifurcaciones de un registro de OCT, se evidenció en el modelo simulado una elongación relevante a nivel proximal con cada sobreexpansión de 0.5mm. Estos datos fueron confirmados en el análisis retrospectivo del registro de OCT de bifurcaciones, el cual mostró una elongación mayor a 2mm en el segmento proximal. Estos resultados deberían ser tenidos en cuenta a la hora de la decisión sobre el stent, principalmente en segmentos como el tronco coronario izquierdo, debido a que una mala aposición podría significar un fallo en la revascularización del vaso con las posteriores consecuencias clínicas que eso significa.


Fuente: SOLACI