Trombosis de stent, características y avances | Grupo i2

01 de noviembre de 2022. Un reciente trabajo tuvo como objetivo examinar la incidencia, características y desenlaces hospitalarios de los pacientes a quienes se les realizó angioplastia coronaria por trombosis del stent (TS) comparado con aquellos a los cuales se les realizó angioplastía coronaria transluminal percutánea (PTCA) sin TS.

Tomando en cuenta que la trombosis del stent (TS) es una complicación seria de las angioplastias coronarias pero que su incidencia en distintos registros es baja. Se la ha clasificado de acuerdo con el tiempo de aparición en aguda (menos 24hs), subaguda (de 24hs hasta los 30 días), tardía (entre 30 y 365 días) y muy tardía (mayor a 365 días). La incidencia estimada de TS es de 1% dentro del primer año. La presentación clínica habitual de la trombosis del stent suele ser a través del síndrome coronario agudo (SCA) con elevación del ST.

Se analizó retrospectivamente a pacientes de la base de datos de síndrome coronario agudo de Inglaterra y Gales de la British Cardiovascular Intervention Society (BCIS), estratificándolos entre TS y no TS. Los puntos finales principales fueron eventos cardiovasculares y cerebrovasculares mayores intrahospitalarios (MACCE), mortalidad de todas las causas y sangrado tipo BARC 3-5.

De un total de 571949 procedimientos, el 61.5% fue por SCA y el 2.3% de estos fueron por TS (1.4% de la cohorte total); 52.6% se realizaron por TS temprana, 12% por TS tardía y 35.4% por TS muy tardía.

Aquellos pacientes con indicación de tratamiento por TS eran generalmente más jóvenes (64.6 a 64.9 años vs 65.4 años), principalmente hombres (81.2% vs 73%) y la presentación más frecuente fue infarto con elevación del ST (SCACEST) (74.7% vs 40%).

Se observó que la intervención en ST se asoció a mayor uso de ventilación mecánica (6% vs 3.1%) o soporte circulatorio (6.1% vs 2.4%). La utilización de Ultrasonido Intravascular (IVUS) y Tomografía de Coherencia Óptica (OCT) fue más frecuente en este escenario clínico comparado con la indicación en los pacientes sin TS (30.5% vs 8.4%). Respecto al dispositivo de elección, los pacientes con TS recibieron menos stents liberadores de drogas (66.9% vs 84.6%), principalmente a expensas de un mayor uso de balones liberadores de droga (1.8% vs 0.2%). Se observó mayor uso de antiagregantes plaquetarios más potentes (Prasugrel y Ticagrelor).

En aquellos pacientes en los cuales se hizo angioplastia por TS se observaron más eventos de MACCE (6.4% vs 3.5%), siendo mayor, sobre todo, en el grupo TS temprana (8.1%). Esta diferencia se notó a expensas de mayor mortalidad de todas las causas (5.7% vs 3.0%). Al analizar los rangos temporales, se observó una disminución de la incidencia de 2014-2015 comparada con 2019-2020.

Al ajustar las diferencias basales, la diferencia de MACCE fue mayor en los pacientes con TS (OR 1.22, IC 95% 1.05vs1.41) y mortalidad de todas las causas (OR 1.21, IC 95% 1.07-1.36). En el análisis multivariado los predictores más fuertes de mortalidad fueron SCACEST (OR: 3.07), falla renal (OR: 3.49) y deterioro de la función ventricular (OR:3.98).

Concluyendo finalmente que a lo largo de 7 años hubo una incidencia de 1.4% de trombosis del stent (TS)  en las angioplastias, frecuencia que en los últimos años fue disminuyendo y destacando la subutilización de imágenes intravasculares como Ultrasonido Intravascular (IVUS) y Tomografía de Coherencia Óptica (OCT como método complementario para investigar el causal de TS. 


Fuente: SOLACI